Impermeable

«Here’s to the hearts that ache,
here’s to the mess we make.»

 

Poco me importa que pienses que el enamoramiento es la fórmula infalible para joderse. Ya no me enamoro con la ingenuidad de quien confunde una planta de plástico con una natural. Las reales son más hermosas aunque se me marchiten.

Que nadie me diga que amar así solo existe en la poesía cuando he visto a la vida misma tejerse en forma de poema. No fijes la vista en mis temores, no pases por alto que cada vez que dije tengo miedo di un paso hacia adelante hasta llegar aquí.

¿Sabes cuánto amor nos cabe en el presente?

¿Tienes idea de cuánto más podemos existir hasta que el futuro se transforme en el ahora?

Dime tú, si sabes, qué tanto tengo que esperar para volver a abrazarte como se estrecha entre los brazos a un hombre de sangre, hueso y carne, en lugar de apretujarte con las manos temblorosas de quien sabe que sostiene una bomba de tiempo.

Me pides paciencia y espero. Busco en la profundidad de mi tristeza la mejor versión de mí como quien tira un balde al fondo del pozo para dar de beber a la criatura más sedienta del desierto. Dejo que me bebas, pero sorbo a sorbo el corazón se me desgasta. Me he convertido en agua y ya no me ves más.

Me disuelvo y mi amor es un océano capaz de sumergir en él todo lo que toca. Mas no confundas océano con cielo para disparar o con arena para pisotear. No esperes de mi amor constante calma ante tu tempestad.

Mi amor es el oleaje que se expande y se contrae en intentos locos de alcanzarte. Mi amor es fuerte, testarudo, vasto. Mi amor se despliega ante ti inconmensurable. Se desborda.

Mira, tanto horizonte. Tanto mar a una orilla de distancia y tú incapaz de mojarte siquiera las puntitas de los pies. Tanto mar que contemplas de reojo, lamiendo tu corazón malherido e impermeable, sacudiéndote la tentación del bramido de las olas que te susurran lo mismo una y otra vez: ven, zambúllete.

Lee los 6 comentarios que han dejado
  1. Luigen dice:

    ¿Dónde está la línea de la cordura en la compleja métrica de amar?
    ¿Cómo amar lo que quieres cuando no lo quieres?
    ¿Cómo acusar de cobarde a quien evita sumergirse en el vasto océano que eres cuando simplemente el mar no le llama?

    • Nadia Alejandra dice:

      Pensé tanto y me hice tantas preguntas sobre esa situación en particular… si era cuestión de tiempo, si será que soy un mar mientras él era criatura de agua dulce, si es que él necesitaba un riachuelo o un estanque o apenas un vasito de agua para no morirse de sed. Y por otro lado, yo. ¿Qué necesitaba yo?

      Lo miré desde todos los ángulos posibles y desde cada perspectiva la respuesta era la misma: En el momento en que fuerzas el amor, se transforma en otra cosa. Entonces a veces la única manera de conservar el amor es soltarlo y ya.

      En verdad no sé, estoy intentando descifrar estas lecciones de la vida con agradecimiento y humildad. I simply don’t have the answers I thought I would by now.

      Gracias por pasar por aquí. Te quiero un montón, Luigen 🙂

  2. Erickson Duverge dice:

    «No esperes de mi amor constante calma ante tu tempestad.» ¡Excelente Nadin!

  3. Sofía Inés Verigüete Ramírez dice:

    Me encantó y más aún me movió. Pasé dos veces por algo parecido y llegué a la conclusión, después de incontables auto análisis que no, no y NO. El amor no es tan dificil, no es algo forzado, no es algo que aspires a merecer. Cuando sea, te verá, te buscará y lo reconocerás. Ambos entonces se abrazarán.

    • Nadia Alejandra dice:

      Gracias, Sofía 🙂 Yo también llevo dos anotadas en mi historial y mi conclusión es la misma que la tuya: No, no y no. Querer es estar, pero dejar ir también es una forma de querer. Difícil, pero igual de bonita. Sigo aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.